• ca
  • en
  • fr
  • es

Cistitis Aguda

Especial énfasis en las cistitis de repetición. Tiene criterios de Cistitis de Repetición aquella paciente que ha presentado más de 3 infecciones en un año, y precisa de la evaluación de un urólogo para descartar algún problema que justifique la repetición, así como de un tratamiento para la fase aguda y evaluar un eventual tratamiento preventivo.
Esta patología afecta frecuentemente a mujeres sexualmente activas de entre 20 y 50, pero también puede ocurrir en las que no son sexualmente activas y en las niñas. Los adultos mayores también están en alto riesgo de desarrollar cistitis, con una incidencia mucho mayor que en personas más jóvenes. La cistitis es poco común en los hombres. Más del 90% de los casos de cistitis son causadas por (E.Coli), una bacteria que se encuentra en el intestino y el colon.

Clínica: Presión en la parte inferior de la pelvis, dolor al orinar, necesidad urgente de orinar, orina turbia, olor de la orina

Prostatitis Aguda

La prostatitis aguda es un tipo de infección bacteriana aguda frecuente, que se diagnostica fácilmente y que suele responder bien al tratamiento antibiótico. El cuadro clínico se caracteriza por aparición súbita con fiebre alta, escalofríos o temblores, malestar general, lumbalgias e intensas molestias miccionales que pueden llegar a la retención aguda de orina.

La infección cede rápidamente con antibióticos que se han de mantener un tiempo relativamente largo entre seis y ocho semanas.

Es importante una vez presentado un episodio agudo, el descartar cualquier causa que pudiera justificar su causa. Y evaluar las características de la próstata y el buen funcionamiento de la vejiga de la orina

La Hiperplasia Benigna de próstata (HBP) consiste en un crecimiento excesivo en el tamaño de la glándula prostática. Es muy común en los hombres a partir de 60 años. Puede producir coma sintomatología: dificultad para la micción, sensación de vaciado incompleto, chorro miccional débil, goteo postmiccional, aumento de la frecuencia de orinar, necesidad de levantarse por la noche a orinar, urgencia miccional. Puede conllevar complicaciones, especialmente si no se la trata; riesgo incrementado de infecciones de orina, cálculos vesicales, retención urinaria (imposibilidad para orinar, que requiere un sondaje inmediato. Insuficiencia Renal obstructiva.

Para el diagnóstico es necesario: Una buena anamnesis, hacer el tacto rectal (palpación de la próstata a través del recto), evaluación del antígeno prostático específico (PSA), ecografía renovesicoprostàtica.

Una vez establecido el diagnóstico y dependiendo de las necesidades del paciente se pueden utilizar diferentes tipos de tratamientos:

Farmacológicos

  • Alfabloqueantes
  • Inhibidores de 5a-reductasa
  • Fitoterapia

Cirugía

Indicada cuando el tratamiento farmacológico no es suficiente, los síntomas afectan de forma importante la calidad de vida del paciente, o cuando las complicaciones difícilmente remitirán con un tratamiento no quirúrgico.

  • Resección transuretral de próstata (RTU): eliminación de parte de la próstata a través de la uretra.
  • Adenomectomía retropúbica: con una incisión en la parte baja del abdomen o en el periné.
  • Enucleación Prostática con láser. Se realiza la misma intervención que la adenomectomia retropúbica vía abierta pero sin necesidad de incisión en la piel, ya que al emplear el láser nos permite realizar la intervención a través de la uretra. Permite tratar próstatas de gran volumen. Consigue resultado similares pero con menos pérdida de sangre, disminución de la necesidad de transfusiones y un postoperatorio más rápido.
  • Vaporización Prostática con láser: Se realiza vía transuretral y permite vaporizar el tejido prostático, es el equivalente a la RTU de próstata, pero al realizarse con láser, disminuye el riesgo de pérdida de sangre, disminuyendo la necesidad de transfusiones y el postoperatorio es más rápido.

(Para optimizar el diagnóstico y el seguimiento, disponemos de una unidad sólo dedicada a la realización del control de la próstata practicando todas las pruebas pertinentes así como una flujometría y una encuesta IPSS (International Prostate Symptom Score))

La vasectomía es un método anticonceptivo de esterilización habitualmente permanente, consistente en la ligadura y sección de los conductos. Produciendo, en poco tiempo que el semen no contenga espermatozoides.

Bajo anestesia, se hace una pequeña incisión en la parte anterior del escroto. Los conductos seminales se cortan y se ligan tras extraer un segmento, de manera que los dos extremos de cada conducto quedan anudados y separados entre sí. Una vez hecha la intervención se debe realizar un seminograma de control pasados 2-3 meses para confirmar que ya no hay espermatozoides presentes en el semen.

Es importante destacar los siguientes puntos:

  • No existe la “vasectomía reversible”, toda vasectomía se hace con ánimo de irreversibilidad. Si en un futuro, se quiere recuperar la fertilidad, se deberá realizar una vasovasostomía o biopsia testicular para obtener espermatozoides y fecundación artificial.
  • La vasectomía no implica ningún cambio hormonal ni sexual.
  • Después de una vasectomía no se pierde la eyaculación.

La fimosis es una anomalía de la piel del pene (prepucio) que altera la mecánica de este órgano. Y por lo tanto impide la retracción completa del prepucio dejar el glande al descubierto. Al contrario de lo que mucha gente piensa, no es una patología exclusiva de la edad infantil, pudiéndose presentar a cualquier edad y que si no se soluciona puede comportar, dificultad en la erección, molestias durante las relaciones sexuales. Dejada a su evolución natural, con el paso de los años puede producir una insuficiencia renal obstructiva al no dejar vaciar la vejiga, o desencadenar un cáncer de pene.

La solución consiste en operar quirúrgicamente realizando la circuncisión

Es la disciplina médica que se encarga de las patologías propias del aparato reproductor masculino.

Disfunción eréctil

Antes llamada impotencia, es una situación en la que no hay una adecuada erección del pene ante los estímulos sexuales, que permita la introducción del pene en la vagina.

Hay diferentes causas: :

  • Causas por problemas físicos se llama DE orgánica.
    Tipos:

    • Vascular (falta de aporte sanguíneo)
    • Hormonal (falta de testosterona)
    • Neurológica: (afección de los nervios)
  • Por problemas psicológicos, principalmente es debido a pensamientos de miedo de no obtener la erección. Llamada DE psicológica
  • Por problemas orgánicos y psicológicos a la vez, llamada DE mixta.

Tratamiento: :

  • Cambios en estilos de vida saludables
  • Fármacos:
    • Vía oral: inhibidores de la fosfodiesterasa 5.
    • Vía intracavernosa: es decir una inyección en el pene
  • Mecánico:
    • Anillas constrictoras, se colocan en la base del pene
    • Dispositivos de vacío
  • Quirúrgico: Es el último recurso, y consiste en la implantación de una prótesis de pene, las más aconsejables son las hidráulicas, que tienen un mecanismo que permite la reversibilidad de la posición erecta del pene.

Control del SDT

Síndromes del déficit de Testosterona

Fertilidad en el hombre

Estudio mediante seminogramas para evaluar y objetivar el grado de infertilidad masculina y realizar el tratamiento adecuado. En caso de pacientes vasectomizados, podemos realizar la vaso-vasostomia.

Es la parte de la urología encargada del diagnóstico y tratamiento del cáncer en el aparato urinario.

Cáncer de Vejiga

El cáncer de vejiga se refiere a cualquiera de los diversos tipos de tumores malignos que se ubican en la vejiga de la orina.
Se distinguen el cáncer superficial de vejiga del cáncer invasivo. Si el cáncer continúa siendo superficial, suele cursar con un buen pronóstico, mientras que el cáncer invasivo de la vejiga es mucho más grave y requiere tratamiento agresivo. El tratamiento del cáncer vesical gira en función de su extensión. El superficial generalmente se resuelve con resección transuretral de vejiga y quimioterapia o inmunoterapia intravesical. El invasivo, si el estadio lo permite, es necesaria la cistectomía radical (extirpación de la vejiga), crear una conducto ileal (Bricker) que conlleva llevar una bolsa por donde sale la orina pegada al abdomen o bien hacer una neovejiga utilizando intestino, en este caso la orina sigue saliendo por la uretra.
La forma de presentación más habitual es en forma de hematuria, es decir orinando sangre o síndrome miccional (picor, escozor al orinar). Para el diagnóstico utilizamos: la ecografía, la cistoscopia y citologías.

Cáncer de Próstata

El Cáncer de próstata, es una enfermedad en que el cáncer se desarrolla en la glándula prostática. Se desarrolla más frecuentemente en hombres a partir de los cincuenta años. En la mayoría de los casos se diagnostica a través del examen físico o por análisis, como la prueba PSA (Antígeno prostático específico). Las sospechas de cáncer de próstata se confirman extrayendo una muestra de la próstata (biopsia de próstata). A veces es necesario realizar a lo largo del tiempo varias biopsias a un mismo individuo, para descartar que se encuentre afecto de esta patología. Los miembros de urologiagirona, han dedicado esfuerzos y han participado en varias investigaciones para perfeccionar técnicas menos invasivas que ayuden al diagnóstico del cáncer de próstata como son: la resonancia magnética con espectroscopia, la difusión o el contraste en resonancia magnética.

Tratamiento:

El tratamiento del cáncer de próstata es sumamente individualizado, deben considerarse muchos factores: La edad y la esperanza de vida, las preferencias del paciente respecto a los efectos secundarios asociados a cada tratamiento, el estadio y el grado del cáncer.

  • Conducta expectante: debido a que el cáncer de próstata a menudo crece muy despacio, si el paciente es mayor o sufre otras enfermedades graves no es necesario tratar el cáncer de próstata. Normalmente se realizan determinaciones del PSA en sangre y tacto rectal de forma periódica.
  • Cirurgia: La prostatectomía radical es la cirugía que se realiza con la intención de curar el cáncer de próstata.
    Prostatectomía radical retropúbica: Cirugía con herida abierta
    Prostatectomía radical laparoscópica: Cirugía con heridas de trócares
    Efectos Secundarios: Incontinencia de orina, disfunción eréctil.
  • Radioterapia: La radiación trata el cáncer de bajo grado que se encuentra confinado a la próstata o que sólo ha invadido tejido vecino. Hay varias técnicas externas e internas. Los efectos secundarios son los mismos de la cirugía y los propios de la radiación de los tejidos vecinos, como son: la rectitis actínica y la cistitis radica.

* Otras técnicas: HIFU, Crioterapia: todavía no están aceptadas como tratamiento de primera línea por la mayoría de asociaciones urológicas nacionales e internacionales.

Tratamiento hormonal: está dirigido a aquellos pacientes que no son tributarios de un tratamiento radical y nos permite mediante la administración de hormonas, frenar la evolución de la enfermedad durante un cierto tiempo.

Cáncer de Riñón

Es aquel que se desarrolla en el riñón. Hay dos orígenes según la región que afecte el riñón, si se afecta el sistema colector: pelvis cálices, uréter, es de la misma familia que el cáncer vesical. Si su origen es en el parénquima renal es de otro tipo. Normalmente si el estadiaje de la enfermedad lo permite el tratamiento de elección, es la cirugía radical mediante una nefrectomía, que se puede realizar, vía abierta (con una herida quirúrgica abierta) o por vía laparoscópica. Dependiendo del tipo de tumor que sea hay otros tratamientos de segunda línea que pueden ayudar al tratamiento.

Cáncer de testículo

Es un cáncer ubicado en los testículos. Es posible que este tipo de cáncer se manifieste también en el tórax y el abdomen y no afecte al testículo, aunque es poco frecuente. Es el tipo de tumor maligno más común entre los jóvenes, en la edad comprendida entre quince y cuarenta años. La extirpación del testículo es a menudo suficiente para curar al enfermo (orquiectomía). Esta enfermedad tiene un índice de curación bastante alto, del entorno del 90%. En ocasiones y según el estadiaje se precisa de Quimioterapia, Radioterapia y operaciones más complejas para lograr la curación del paciente.

La litiasis renal es un trastorno que afecta al sistema urinario donde se forman cálculos (piedras en el riñón o en las vías urinarias, debido a la cristalización y precipitación de los compuestos de la orina). Este se puede quedar en el riñón o puede desprenderse e ir bajando por el uréter, produciendo un cólico nefrítico. Hay diferente composición de las litiasis: oxalato cálcico, ácido úrico, estruvita, cistina.

Las litiasis necesitan de tratamiento para curar las molestias y evitar futuras complicaciones, el tratamiento puede consistir a grandes rasgos:

  • Tratamiento médico expulsivo.
  • Ureteroscòpia con litotricia con láser (es una intervención donde se accede al uréter vía endoscópica, se rompe y se quita la litiasis.
  • Litotricia extracorpórea por ondas de choque, sin necesidad de cirugía se transmiten una serie de impulsos sobre la piel que llegan hasta la piedra, la rompen y luego estos fragmentos expulsan.
  • Cirugía abierta, Cirugía percutánea.

Es importante una vez resuelta la litiasis, hacer un estudio metabólico para evitar que se generen nuevas.


Es la parte del urología dedicada a realizar intervenciones para conservar o recuperar el buen funcionalismo del aparato excretor y reproductor masculino.

Es la parte del urología dedicada a corregir todas las alteraciones de la uretra. El conducto que se encarga de llevar la orina y el semen al exterior desde los órganos donde se fabrica.

La patología uretral principal es la estenosis de uretra, es decir el adelgazamiento de la luz de la uretra que se puede producir por múltiples causas. El tratamiento es eminentemente quirúrgico, pudiéndose realizar según la ubicación: una uretrotomía interna endoscópica, es decir un corte frío de la uretra a nivel de donde está la estrechez a través del mismo conducto uretral. Su rendimiento, en determinadas ocasiones es bastante alto aunque suele recidivar la estenosis, precisando entonces de técnicas de cirugía abierta más complejas. Éstas, en ocasiones precisan de injertos (tejidos de otras partes del cuerpo) para poderse llevar a cabo. Últimamente se ha visto que uno de los mejores injertos que hay es el de mucosa bucal.

El equipo urologiagirona, se ha formado específicamente en este tipo de cirugía, y ha llevado a cabo con éxito números intervenciones complejas utilizando injertos de mucosa bucal. Es importante en este tipo de intervenciones, un cuidadoso diagnóstico, elegir la técnica más simple ya la vez más resolutiva, tener una experiencia previa amplia y el utillaje adecuado.

La incontinencia urinaria puede ser de tres tipos:

  • De esfuerzo
  • De urgencia
  • Mixta

Para el correcto diagnostico es preciso una adecuada anamnesis y la realización de una buena exploración física así como de un estudio urodinámico.

Se esfuerzo: es una pérdida de orina que se produce al realizar un ejercicio, al toser, reír o estornudar. Es un problema común en las mujeres y se la puede tratar por métodos quirúrgicos o no quirúrgicos.

  • Tratamiento no quirúrgico::
    Rehabilitación del suelo pèlvico
  • Tratamiento quirúrgico
    Cabestrillos uretrales
    Colposuspensión

De Urgencia: Precisa de tratamiento mèdico con fármacos anticolinérgicos principalmente.

Mixta: Cuando coinciden síntomas de urgencia y de esfuerzo. .